Es Ley 6671: Iglesia de Ramada Paso, Patrimonio Histórico y Cultural de Corrientes

Es Ley 6671: Iglesia de Ramada Paso, Patrimonio Histórico y Cultural de Corrientes

La Cámara de Diputados, en sus sesión 7, sancionó la que Ley 6671  por la cual se declara Patrimonio Histórico, Cultural y Arquitectónico de la Provincia de Corrientes a la Iglesia «San Antonio de Padua» y su Campanario, ubicada en la localidad de Ramada Paso.

La iniciativa, autoría del Bloque Eli, tiene como fin darle valor a dicho sitio, apoyando al turismo de la localidad, ubicada a 56 kilómetros de la ciudad de Corrientes.

“La primera Capilla de Ramada Paso surge como  iniciativa de la comunidad, inaugurada el 13 de junio de 1909, en el terreno que donó Feliciano Bonastre. Años después, esta capilla fue demolida para transformarse en el actual templo donde se venera a San Antonio de Padua, cuya fiesta en su honor, se realiza cada 13 de junio”, se cita en los fundamentos de la iniciativa que viniera del Senado en segunda revisión.

“El  campanario se inauguró en 1945 por el padre Benito Ansolin. Tiene una altura de 18 metros aproximados y posee semejanzas a las antiguas   iglesias coloniales… En 1953 se inaugura el nuevo templo que  se mantiene hasta el día de hoy”, aclaran.

Los proyectos de ley y resoluciones que ingresaron pasaron a las comisiones respectivas y se aprobaron las declaraciones de interés a conmemoraciones y eventos varios.

Al finalizar el encuentro parlamentario hubo un minuto de silencio para el exvicegobernador Lázaro Chiappe quien falleció en la fecha.

Sobre el particular se refirió el presidente de Diputados Pedro Cassani, quien remarcó las virtudes del otrora líder del liberalismo provincial y en particular goyano. “Era un hombre disciplinado, ordenado con lo institucional. Dejó su estilo, su impronta,  en el liberalismo y en la provincia”, sostuvo tras recordar los cargos legislativos provinciales y nacionales ocupados, además de la vicegobernación y comentando parte de la historia correntina, que tuvo a Chiappe como protagonista.

“Con Moto teníamos muchas diferencias. Pero siempre fue un hombre leal,  ir de frente,  un hombre que no le esquivaba el bulto a tener confrontaciones ideológicas o de procedimientos. Mi diferencia o nuestras diferencias fueron siempre políticas,  jamás, en ninguna circunstancia, corrió la línea para hablar de cuestiones personales-familiares, que a veces en política se utiliza,  lamentablemente, como herramientas para desprestigiar a veces a quien no piensa como uno”, comentó.

Agregó luego: “…Teníamos una visión distinta de cuál era el rol que debería cumplir el liberalismo en ese momento,  fundamentalmente en Goya. Yo recuerdo reuniones de Comité con debates apasionados, cuando los partidos políticos cumplían un rol que era transmitir ideología; los jóvenes en ese momento hacíamos nuestras primeras armas, dentro de la casa partidaria, discutíamos y debatíamos todo:  desde qué día nos íbamos a reunir hasta qué tema iban a tratar en cada reunión de comités”, recordó.

En el mismo sentido, el titular del PL correntino, el diputado Eduardo Hardoy remarcó su legado y sus virtudes humanas, además de políticas.

“Moto, era un dirigente destacado del partido. Fue primero diputado provincial en dos oportunidades siendo muy joven. Tuvo una gran convicción en sus ideas y en sus posiciones políticas que lo llevaron a ser expulsado del partido siendo diputado provincial. A partir del año 83 y fueron las autoridades partidarias a buscarlo a su casa y reconocerle que el partido en esa oportunidad se había equivocado.  “Moto” , retomó nuevamente la actividad política, pero hay que destacar que más allá del golpe militar, no hizo nunca más política hasta que el partido lo fue a buscar”,  recordó.

“Era una persona muy capaz intelectualmente y su carácter era difícil, pero siempre diciendo las cosas de frente y nunca buscando la confrontación”, acotó para concluir:  “Demostró su valía de bien, sus convicciones” dijo Hardoy, además de subrayar su trayectoria como profesional abogado.